LOS COMUNISTAS INSTAN AL PAÍS A IMPEDIR UNA NUEVA “PACIFICACIÓN DE LA ARAUCANÍA”

En el Día Internacional de los Pueblos Indígenas el PC recuerda que el genocidio cometido durante el siglo XIX por el coronel Saavedra en nombre del Estado chileno no debe repetirse. Es decir no debe haber más gurkas “Jungla” ni ningún comando militarizado del Estado.

 

SANTIAGO.- A impedir una nueva “pacificación de la Araucanía” ha llamado el Partido Comunista de Chile a las fuerzas democráticas, políticas, sociales y culturales del país, con motivo de celebrarse este jueves el Día Internacional de los Pueblos Indígenas.
A propósito de este acontecimiento, la colectividad ha denunciado la deplorable situación que vive el pueblo mapuche en particular, el cual en vez de ver soluciones a sus demandas históricas solo sufre una creciente militarización de su territorio, especialmente con el llamado contingente gurka de la policía llamado “Jungla”.
LA DECLARACIÓN
La siguiente es la declaración del Partido Comunista de Chile:
“Han transcurrido ya 24 años desde que las Naciones Unidas definiera el 9 de agosto como el día internacional de los Pueblos Indígenas. En estas más de dos décadas Chile ha ratificado como Estado el Convenio 169 de la OIT, la Declaración de Naciones Unidas de Pueblos Indígenas y la Declaración de la OEA de Pueblos Indígenas.
No obstante estos importantes pasos para asumir en nuestro país la normativa internacional, que reconoce derechos políticos, culturales y económicos a los pueblos originarios, no logra constituirse la necesidad de dotarnos de una Constitución que reconozca la participación política, los derechos económicos y territoriales y el carácter de un Estado Plurinacional. En consecuencia la Institucionalidad política del país sigue sin reconocer la cosmovisión y la necesaria deliberación que les asiste por derecho a los nueve pueblos que habitan nuestro país, desde antes que el Estado de Chile se constituyera como tal.
En el presente, el gobierno de Piñera, despliega una estrategia dual que aparentemente promueve el diálogo político, pero mantiene en la Región de la Araucanía un Comando denominado “Jungla”, que profundiza la militarización de la región, demoniza la justa demanda mapuche, privilegia los intereses de los grupos económicos y sus forestales y a consecuencia de ello, obstruye las capacidades de desarrollo con pertinencia indígena de las comunidades.
Al partido Comunista no le asisten dudas que el conflicto entre el Estado de Chile y el Pueblo Mapuche requiere de una solución política, sin coacción militar, centrada en el reconocimiento político y dignidad de las comunidades indígenas.
De lo anterior, hacemos un llamado a todas las fuerzas políticas de izquierda, centro y progresistas a desplegar esfuerzos para impedir una nueva “pacificación de la Araucanía”, a orientar con hechos concretos su accionar social y legislación al reconocimiento pleno de los derechos de los nueve pueblos que habitan nuestro país”.